¿Y si no vendo mi BMW E36 328ti?

Llevo unas cuantas noches sin dormir bien, dándole vueltas a la cabeza. Me estoy volviendo loco. Ya no sé ni lo que quiero. Cosas que tenía decididas de repente se tornan ilógicas o, al menos, no tan lógicas como antes.

BMW E36 swap

Tenía muy claro que "quería" vender a Panero, mi BMW E36 Compact 323ti swap a 328. Hace tiempo que no voy de trackdays y al haberme metido de lleno en la compra de una casa, no podía dedicarle el tiempo y el dinero que se merece, por lo que me resultaba obvio que tenía que decir adiós... Hasta hace unos días.

Llevo unos cuantos fines de semana asistiendo como público a distintos tipos de eventos del motor como KDDs, concentraciones de clásicos, rutas etc., y siempre que voy a algo así pienso en cuánto me gustaría participar, y que molaría tener un coche que no fuese tan nuevo, que tuviese carisma a raudales, que encajase bien en esos ambientes.

Y siempre me acuerdo de Panero. Siempre.

Hasta hace unos días esa idea no pasaba de un simple calentón pasajero que desaparecía a las pocas horas. Pero ese calentón ya no es tan pasajero. 

Echo de menos a Panero, su rudeza, su mala leche, su "back to the basics". Echo de menos arrancar su motor y que retumbe todo el garaje. Echo de menos conducirlo.

Que mi hermano, el que ha sido mi acompañante en toda esta aventura, esté tan caliente como yo, tampoco ayuda. Es una retroalimentación peligrosa, y los números, aunque con esfuerzo, parece que vuelven a empezar a encajar.

Man-maths
¿Es el mío otro caso de man-maths?
La idea de dedicar el coche a rutas y concentraciones me parece cada vez menos descabellada. Ya hay otros BMW E36 que participan, ¿por qué no Panero? Y ni siquiera haría falta civilizarlo ya que no sería el coche a usar de diario, por lo que la opción de usarlo de track-car estaría ahí si se diera la ocasión.

La verdad es que realmente nunca me he puesto a vender a Panero como tal, no lo he anunciado en ningún lado y no he pasado de tantear el mercado. Creo que, en realidad, nunca he querido venderlo. Es como si necesitase tener un coche-proyecto en mi vida, hubiese dado con el bueno y no quisiera soltarlo a pesar de los pesares.

Cada vez que paso por el garaje en el que lo tengo guardado y lo veo ahí, esperándome, se me acelera el pulso. No puedo evitarlo, es algo superior a mí. Creo que lo llaman amor.



Tengo que parar, ordenar mis ideas, echar números y meditarlo todo de forma calmada, pero la posibilidad de que Panero resurja de sus cenizas es mucho más probable hoy que hace un par de meses.

Sé de unos cuantos que se alegrarían de su vuelta (aunque nunca se haya ido), pero creedme si os digo que no hay nadie en el mundo más emocionado que yo con la idea de volver de disfrutar de Panero por los tramos de montaña que me rodean.

Veremos cómo evoluciona todo. Quizá haya noticias próximamente.

4 comentarios:

  1. ¿Ese BMW era el que vendía uno de los chicos de FuelWasters?
    En cualquier caso, mi voto para que lo conserves.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, era el BMW que vendía uno de los amigos de Sr.Pera, así que supongo que sí XD.

      Mi idea es conservarlo, sí, pero se tienen que cumplir una serie de requisitos para que eso ocurra. A ver cómo evoluciona todo.

      Gracias por leer el artículo y comentar. ¡Un saludo a ti también!

      Eliminar
  2. Desde luego los coches con unos cuantos años tienen algo especial. Por desgracia, a veces nos vemos obligados a abandonarlos... En mi caso no es ni de lejos el mismo estilo de coche, pero no sabes cómo te entiendo (aunque yo al final me he decantado por la opción más triste).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, los coches "viejos" tienen algo que cada vez escasea más: carácter. Por eso les cogemos tanto cariño.

      Una pena que te tengas que quitarte tu coche. Yo lo he vivido con el Orion, y aunque sabes que es lo que tienes que hacer, te apetece tanto como una patada en el estómago. Ánimo.

      Eliminar

Con la tecnología de Blogger.